Articles

Un ERP para su Negocio

    La estructura informal de una Pyme es típicamente la causa principal que frena su crecimiento. La implementación de una solución ERP que la organice y le brinde herramientas decisorias es uno de los principales retos, cuando el problema no es el dinero sino el temor al cambio.

    Una empresa deja de ser Pyme cuando posee voluntad de crecer y tiene la valentía de tomar las decisiones correctas. Todo pasa por una cuestión de políticas; si la decisión no proviene de arriba – de los estamentos decisorios más altos de la empresa y, en las Pymes, de sus dueños -, este tipo de organizaciones podrán tener sus épocas de bonanzas pero jamás podrán llegar a concretar todo su potencial comercial.

       Ciertamente la implementación de una solución ERP implica cambios radicales: toda la operación de la empresa debe pasar por el sistema central; lo informal se debe traducir en procedimientos formales; las áreas dentro de la organización deben disciplinarse y proveer la información en tiempo y forma. En esencia lo fundamental es que deben existir responsables de la información, tanto para generarla como para asimilarla. Esto conlleva a una profesionalización y especialización de la estructura.

    Lo que no se conoce, no se puede medir; Una empresa no puede descubrir dónde posee cuellos de botella (en aspectos comerciales o administrativos) si no posee información centralizada y en tiempo real. Los datos deben ser fidedignos y trazables; debe rastrearse con facilidad a las fuentes y a los responsables. La información debe ser comparativa, y deben evaluarse los mecanismos internos que no funcionan con eficiencia. Los resultados deben ser cuantificables en tiempo real, y se debe disponer de la capacitación suficiente para realizar un análisis pormenorizado de los mismos.

    Una Pyme pueden optar por la rutina y la improvisación sobre la marcha, o adoptar una estructura jerárquica (tanto de autoridades como de sectores y responsables de la información) que tenga capacidad de remodelarse en función de la eficiencia. No se trata de cambiar un modelo de organización estático por otro que resulte más rígido, sino por otro que sea eficiente y tenga capacidad de evolucionar.

    La implementación de una solución ERP es el primer gran paso en el camino hacia el crecimiento de una organización; pero si no es acompañado por otros cambios de fondo – tanto estructurales como de mentalidad -, simplemente terminará por diluirse como un tibio intento de hacer las cosas de un modo diferente.